Laura Vera

  • Horóscopo semanal

    Del 22 al 27 de septiembre de 2020

    Jabeguín

    ¡Hola almas bellas!

    Poco antes de que empezara el confinamiento, desaparecieron mis horóscopos semanales.

    Entendí poco antes de marzo que estamos en un momento en el que cada uno escoge de que manera quiere vivir. Este tiempo es un tiempo para eso, para darte cuenta de qué has creado en tu vida, qué quieres mantener y qué quieres potenciar.

    Así que empecé a soltar lastre.

    El primer lastre que solté fue el de las consultas de Tarot.

    Aún me escribís y llamáis mucha gente para preguntarme por ellas y, cuando os digo que ya no las hago, la coletilla o comentario es «qué pena».

    Pena ninguna. No he disfrutado jamás en mi vida como estoy disfrutando ahora con mi trabajo. No me cuesta trabajo trabajar. Me siento plena, completa, feliz, sabiendo que estoy haciendo lo que he venido a hacer, lo que me gusta y disfruto.

    Me gusta tanto mi trabajo que me pides que escoja entre sexo y terapia y tardo pocos segunditos en pedirte que cierres los ojos, respires profundamente y me digas que estás sintiendo.

    Y eso, queridos míos, no tiene precio.

    Con las cartas nunca me he sentido así, siempre ha sido una responsabilidad, un deber… aunque debo reconocer que he tenido un poquito de morriña. Y por eso he empezado a enseñar Tarot. Mejor aprender a pescar que dar un pez, ¿no?

    Otro peso que solté fue el de los horóscopos semanales.

    La verdad es que me lo paso siempre super bien haciéndolos, ya veis que si coloco el gif aquí, el comentario por allá… a mis cuerpos emocionales y mentales les encanta.

    Dejé de escribirlos antes de marzo por lo que os he dicho, porque sentí que no era momento para dar consejos o indicaciones y que si lo hacía era por obligación. Y las obligaciones y yo, ñé.

    Este tiempo me ha ido muy bien. Ya tengo la experiencia del primer nivel de astrología, he adaptado la forma de desarrollar el curso, he diseñado el taller de Tarot y el de crecimiento personal, he cambiado la web y me he centrado en reestructurar mi trabajo de forma que estoy currando con lo que verdaderamente me gusta y de forma que me siento más que bien en el desempeño. 🥳

    Y el otro día, no recuerdo que andaba haciendo en la web, pensé en los horóscopos semanales.

    Claro, no sé cuando los leéis, pero yo los escribía los sábados por la mañana, echaba la mañana con ellos de una forma amena; para mí, recordarlos es como para ti recordar cuando te ibas a comer churros al mercado los sábados. Y han sido unos cuantos sábados. Y justo ese día en el que pensé en ellos, una chica en el horóscopo de Capri, los mencionó.

    1+1 🤷🏻‍♀️

    Ya os adelanto que no pienso anclarme aquí los 54 sábados que tiene el año. Nope. En verano llega el calor y el cuerpo pide playa. Así que, si alguna semana falta, ya sabéis que la constancia y yo nos miramos con cierto desdén y en verano no contéis con ellos.

    Peeeeero, vamos con el horóscopo semanal en esta semana que es tan importante.

    Horóscopo semanal

    El 24 de septiembre se produce la Luna creciente en Capricornio.

    Capricornio, capricornio, capricornio… os infláis a leer «Capricornio», lo sé (no os preocupéis que el año que viene escucharéis «Acuario», «Tauro»… empiezan a repartirse las medallas), pero ya estáis viendo que el sistema se ha ido a la mierda.

    Ese sistema en el que tú puedes sentirte como un niño indefenso e irresponsable (tu ocupación o meta es pagar una hipoteca y luego tener una vida que simule la que nos muestran a través de libros, series y películas) en el que otros tienen que gestionar tu vida y administrarte, otorgándote una falsa sensación de seguridad y libertad ya no está.

    Están montando un pifostio de la hostia, precisamente, por eso. Ya os dije que ojito con Pedrito. Aunque han participado exactamente igual todos y cada uno de los jetas que te dicen que tienes que pasarlas canutas cada 3 meses con sometimientos fiscales que sirven para engrosar su cartera y mejorar su nivel de vida.

    Solidaridad, creo que le llaman. Tú paga, paga, paga, paga para que el otro vaya en falcon, el otro se meta coca, el otro se vaya de putas, el otro se compré un chalet, el de más allá viva la vida padre y los miles de chupópteros que están cerquita pillen más cacho. Los cinturones de Hèrmes no se pagan solos, cari.

    Vicepresidenta española que habla en bragas con alcaldes (por teléfono y según sus propias declaraciones) (igual es que se ha gastado el presupuesto de la ropa de estar por casa en cinturones, no sabemos. Que nos suban más los impuestos si no le llega.).

    Hay un gran grupo de personas que quiere vivir así. Que quieren someterse al estrés de tener un novio, marido, casa, hijos, desgastar su cuerpo, jubilear y palmarla. Quieren vivir así los que no se quieren responsabilizar de su propia existencia. Los que viven atrapados en el miedo. Los que les sale de los cataplines vivir así. Y me parece muy bien que haya gente que quiera ser un prototipo y desarrollarse como tal.

    Hay otro grupo de personas que este tiempo lo están empleando en observar el verdadero nivel de autosuficiencia del que dispone, es decir, para observar su propio sistema.

    Y el signo en el que se maneja, principalmente, las cuestiones vinculadas con las estructuras y sistemas es Capricornio.

    La Luna creciente se produce con el Sol en Libra (grado 1) y Mercurio en el mismo signo haciendo una oposición partil a Marte retrógrado desde Aries que estará cuadrando con Saturno.

    Tenemos, por lo tanto, una Luna creciente que va mucho más allá de las cuestiones que reclaman tu atención para poder crecer. El Sol comparte signo con Mercurio, que estará en el grado hasta el que retornará en su retrogradación el 2 de noviembre. La Luna lo hace con Júpiter + Plutón y Saturno, ambos a puntito de estacionar.

    Ojo con lo que contemplas alimentar en estos días porque el trabajo no va a ser a corto plazo.

    ¿Con lo que contemplas sobre qué? Bueno, depende de tu carta natal, no todo el mundo está mirando en la misma dirección ni está teniendo las mismas movidas. Vivir el mismo proceso es imposible, cada uno lo hace a su manera.

    En este caso hay mucha energía cardinal, por lo que hay que observar qué es lo que se quiere emprender. Qué quieres que crezca en tu vida. Y esto no va de que digas «quiero que crezca el dinero» y empezar a echar la lotería. Esto va de que te des cuenta de qué estás alimentando con tu atención.

    Tu atención está puesta en las mascarillas sí, mascarillas no: alimentarás eso, darle tu energía a debates estériles.

    Tu atención está puesta en encontrar pegas a tu «ahora»: pues vamos con las quejas.

    Tu atención está puesta en buscar tu punto de equilibrio, a por ello.

    No necesitas que yo te escriba aquí cual es el aspecto de tu vida que llama tu atención. Tal vez te ayude saber que puedes vivir en los próximos días incoherencias entre lo que piensas y lo que haces (Marte y Mercurio a la greña) y que si te pillas en una de esas incoherencias, no es muy recomendable que alimentes la culpa o el castigo.

    No permitas que lo que crezca en ti sea algo que te devore desde dentro. Ni las limitaciones que te imponen desde fuera, que está Saturno ahí, te hagan sentir limitado. Ni lo eres ni lo estás.

    No alimentes el automaltrato.

    Si hay incoherencias y el salto entre el «ahora» y «quiero esto» es muy amplio, traza puentes. Pon una primera piedra, no te preocupes por cómo harás esto o aquello, sólo céntrate en lo que tú sabes que ya tienes hecho y en lo que quieres alimentar.

    Centrarte en ello, escoger es muy apropiado ahora que llega el otoño. La llegada del Sol en Libra.

    Qué pocos entienden verdaderamente lo que es Libra. Libra es empezar a desprenderte del yo. Eliminar máscaras y velos que dice mi profe de hebreo. No es salir al encuentro del otro. Es desvestirte de todo lo que no necesitas ser.

    Ese es el proceso. La desidentificación.

    Claro, si el Sol brillando en Libra anima a escoger, significa que debes desprenderte o dejar de alimentar ciertos focos que reclaman tu atención actualmente. La Luna es creciente, se trata de hacer para crecer, para estimular… ¿cómo lo cuadramos?

    Aceptando la renuncia y el sacrificio, que no el sufrimiento.

    Deja a un lado la búsqueda de que el camino sea de una determinada manera y desvía tu atención desde el donde estás hacia el cómo lo transitas.

    De esta forma, siendo como es una renuncia, alimentas la atención en ti y tu propio conocimiento -que es de lo que va la vida, de saber quién y qué eres verdaderamente, sin lagunas, sin espacios en blanco-, alimentas tu autosuficiencia probándote, reconociéndote, entregándote a ti mismo. Actuando de la forma más coherente posible contigo y no con tus necesidades, que son pasajeras e hijas de tu desconexión contigo mismo.

    Allá donde está tu atención, allí estás tú.

    Y habrá ruido. Esta Luna no va a ser silenciosa y sus efectos tampoco, pero no importa.

    Estará la retro de Mercurio empujándonos a rectificar en nuestro entendimiento o posición. Marte no ha acabado su retro todavía, volveremos a poder reenfocar con distintas lentes.

    Ahora sólo tienes que probar. Y valerte de las incomodidades para ello. Cuando todo está perdido, cuando las cosas parece que van mal, cuando todo está oscuro, cuando hay miedo… puede haber detención. Y puede haber impulso.

    Impúlsate.

    No para recuperar.

    No para volver a tener.

    No para volver a sentir.

    No vuelvas. Crea.

    Impúlsate hacia ti con todas tus fuerzas, que si te quedas corto, ya llegará cuerda o descubrirás un nuevo camino. Y si te pasas de largo, ya habrá quien te devuelva.

    Fíjate en cuánto tienes que sentir y observar en estos días, pese al conveniente ruido.

    Mañana, el Sol se traslada a Libra.

    Libras ante la llegada del Sol a nuestro signo, con algún Aries y Escorpio por ahí en medio viendo que no es su mejor momento. Sorry not sorry.

    Y el 27 de septiembre Mercurio ingresará en Escorpio. Todo esto de «las 3000 posibilidades que emergen de cada opción» se diluyen y pasamos a un pensamiento y comunicación más crítica y más instintiva.

    El 26 servidora recibe la conjunción del Sol en tránsito con el Sol natal, es decir, es mi verdadero cumpleaños (aunque ya sabéis que yo nací el día más bonito del año y que ese es el 27 de septiembre, no el 26), así que no voy a estar el sábado en la mañana con el culo aquí pegado, os escribo el 28, día del perdón, por cierto.

    Aprovecho estas líneas para comentaros lo siguiente: los horóscopos anuales los estoy grabando en videoconferencias. El próximo es Cáncer que es mañana y Tauro que es el 24. De los que están hechos hasta ahora sólo he subido Libra 2021 a Youtube. Mirad que llevo años haciendo los horóscopos anuales, sabéis que siempre ha salido el general y luego Libra. Y ya, después, todos los demás.

    El horóscopo general, este año, no lo he subido todavía. 2 monarquías que me cargué en un ratito y que veremos si en Youtube lo cuento porque está para editar. No flipemos con ver los otros signos antes que el general. Por favor 🙏🏻

    Si no quieres perderte los horóscopos anuales, algo muy comprensible porque mis horóscopos molan mucho, te apuntas (es gratis, aunque si queréis hacer alguna aportación no queda mal, que echar el ratito aquí me gusta, pero es trabajo también y una coca cola en formato reconocimiento siempre se agradece) y los ves. O esperas, que en cuanto los edite y me aburra aquí esperando a que se suban, yo os cuelgo en Instagram que está disponible o lo subo aquí a la web. Keep calm, que estamos en septiembre.

    Jabeguín

    ¿Qué c*ño es esto de jabeguín, Laura? Yo os lo explico.

    Yo he visto ovnis. Te lo puedes creer, te lo puedes no creer, tú puedes hacer lo que consideres. Otro de los lastres que he soltado es tener en cuenta la opinión de los demás, con tenerme en cuenta a mí, voy más que servida.

    Yo, Laura, hablando por teléfono con amigos que estaban en la otra punta de España, he visto un objeto volador brillante moverse dirección la Luna. Y en Vitoria se veía también. Un avión ya os digo yo que no era. Yo estaba en Lérida, él en Vitoria y otra amiga en Cartagena.

    Lo vimos los 3 mientras hablábamos por teléfono durante el confinamiento.

    Plutón en Capri está excavando las profundidades del sistema. Cuando Plutón ingrese en Acuario creo que va a ser más que posible que exploremos las profundidades del cielo. Y eso no implica que salgamos nosotros de la Tierra. E igual no hay que esperar ni a Plutón porque Saturno en Acuario ya ha traído sorpresas y sustos en esa dirección.

    Sea como fuere, la cuestión es que yo, que no tengo mi origen en este planeta, tengo un nombre hebreo. Cuando mi nombre esencial me fue revelado lo primero que hice fue buscar en Google. Y salió bingo. Es hebreo y tiene un significado muy «nombre esencial».

    A las 11 de la noche en el sofá de mi casa me dio por ver y escuchar un nombre hebreo e identificarme con él. Y eso me ha llevado a pensar que igual hablan hebreo. ¿Os imagináis? Hebreo, idioma universal.

    No lo creo, pero como soy tan así, estoy aprendiendo hebreo (y mira que juré y perjuré que aparcaba el estudiar unos cuantos años, porque tela lo que ha sido estudiar terapia regresiva; no os hacéis una idea de lo duro que ha sido el camino estos dos años) y he pensado que unos conocimientos básicos -pero que muy básicos-, nos pueden ir bien a todos. Así que hoy os comparto esta palabra que se pronuncia así: JABEGUÍN y que será el nombre de la nueva sección semanal.

    JABEGUÍN.

    Amigo.

    Porque quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

    Nos leemos cuando haya cantado a pleno pulmón que ya he dado 34 vueltas a este Sol.

    Feliz semana, JABEGUINES.

     

    💜 Laura

    Para pedir cita o información, escríbeme:

    Escríbeme por WhatsApp
  • Horóscopos 2021

    Conferencia astrológica gratuita

    Tránsitos y aspectos más relevantes del 2021

    Los horóscopos anuales son interpretaciones generalizadas de los tránsitos astrológicos y la carta «natal» del año para conocer la tendencia del año (horóscopo general) y en función del signo solar y/o ascendente.

    En las fechas reseñadas (las tenéis más abajo) haré esta interpretación para que podamos ir acomodándonos en la salida de este 2020 y en el nacimiento del 2021 y su desarrollo.

    Este año las interpretaciones las haré a través de una conferencia online que puedes seguir en streaming de forma gratuita.

    Para participar tan sólo tienes que escribirme por WhatsApp, indicándome en qué horóscopos quieres participar (hay 13 disponibles: general + uno por cada signo zodiacal).

    El mismo día de la conferencia os haré llegar los datos para que podáis ingresar en ella.

    Se realiza a través de la plataforma de zoom.us por lo que debes tener la aplicación instalada y actualizada.

    ¿Dónde se realiza?

    Las conferencias se imparten a través de la aplicación de zoom.us, puede seguirse desde cualquier parte del mundo

    ¿En qué horario se realiza?

    19h (hora de la península española)

    ¿Qué coste tiene?

    Es de acceso libre y gratuito.

    Puedes hacer una aportación si te apetece.

    Fechas

    HORÓSCOPO GENERAL 2021: 7/9/2020

    HORÓSCOPO LIBRA 2021: 9/9/2020

    HORÓSCOPO CAPRICORNIO 2021: 15/9/2020

    HORÓSCOPO ACUARIO 2021: 17/9/2020

    HORÓSCOPO CÁNCER 2021: 22/9/2020

    HORÓSCOPO TAURO 2021: 24/9/2020

    HORÓSCOPO LEO 2021: 29/9/2020

    HORÓSCOPO PISCIS 2021: 6/10/2020

    HORÓSCOPO ESCORPIO 2021: 14/10/2020

    HORÓSCOPO GÉMINIS 2021: 15/10/2020

    HORÓSCOPO SAGITARIO 2021: 19/10/2020

    HORÓSCOPO VIRGO 2021: 22/10/2020

    HORÓSCOPO ARIES 2021: 27/10/2020

    ¿Cómo se realiza la inscripción?

    Escríbeme por WhatsApp indicándome a cuál quieres asistir.

    Escríbeme por WhatsApp
  • ¿Por qué fracasan mis relaciones?

    Una relación en la que no ha habido obligatoriedad (nadie ha forzado a nadie a mantener esa relación) ni hay disturbios mentales graves por parte de alguno de los componentes, suele fracasar siempre por los mismos motivos.

    Las excusas tipo «se acabó el amor» o «no sabía que era así»…

    Hay mil formas de victimizarse y autoengañarse, lo de echar la culpa al otro y buscar algo perdonable en nosotros es tendencia. Abuso, prácticamente.

    Según el INE por cada 1000 habitantes se producen 3,5 bodas y, según el INE también, por cada 1000 habitantes se divorcian 2,1.

    Más de la mitad de las bodas acaban en divorcios.

    Para llegar a la boda o a los que se han casado, habría que ver todos los intentos que quedan por el camino, los que deciden que su vínculo no necesita mezclarse con papeles y los que no lo logran, no quieren, etc…

    La cuestión, no quiero desviarme, es que hay una gran tendencia a escoger mal a la pareja.

    Puedes saber si escoges mal a tu pareja porque has tenido parejas y no has culminado encontrando en esas parejas a tu compañero o compañera.

    Escoges horriblemente mal si, además de dejar la relación, acabáis como el perro y el gato o intentando no saber nunca nada más del otro.

    La cuestión es: ¿por qué escogemos mal a nuestras parejas?

    La respuesta suele ser «los encuentro todos con tara». Pues no. Vamos con las causas más frecuentes:

    1. Escoges mal y sabiéndolo, pero confías en tus super poderes para que la otra persona cambie.

    Clásico, clásico, clásico. Paco no me gusta tal y como es, pero lo haré a mi manera. Antonia es muy celosa, pero se calmará con el tiempo.

    ¿Te gusta la persona o te gusta el proyecto de arquitectura mental y emocional que estás diseñándole?

    2. Escoges mal y sabiéndolo, pero te pone.

    El tío o la tía son totalmente incompatibles contigo y además lo sabes, pero como «nunca he sentido cosas así» y en la cama hay tanta ‘química’…

    A mí también me produce mucho placer andar con zapatos cómodos, pero no quiero casarme con ellos.

    Cuando estás con otra persona, sabiendo que sois incompatibles, porque te gusta o estimula físicamente, estás teniendo problemas para evaluar las prioridades.

    ¿Quieres una pareja o quieres pasártelo bien?

    Si es lo primero, ¿qué haces en una relación sostenida sólo por la química? ¿quieres pasarte el resto de la vida amortiguando y sin poder hacer nada más en pareja?

    Está claro que la química en la pareja es importante, pero si todo lo que hay es química, ahí no hay amor.

    ¡Sólo hay química!

    Si quieres echar uno, dos, tres (o los que corresponda) pinchitos, ¿para qué quieres darle el estatus de lo que no es? ¿por miedo a que se acabe? ¿comes con miedo a que se acabe la comida porque te encanta o la saboreas y disfrutas?

    3. Porque llamas amor al sexo

    Igual el otro o la otra no te están provocando algo tan espectacular como en el caso 2, pero te cuesta distinguir una cosa de la otra.

    Si te cuesta distinguir, prueba con lo más sencillo: no chusques a la primera de cambio.

    Conoce a la otra persona y conócete tú. Dadle todo lo que queráis antes de casaros, si es que os queréis casar, pero conoceos antes.

    La prisa sólo hará que te pierdas etapas, que no conozcas ni te conozcan. ¿Qué prisa hay? ¿Hay que decidirlo todo en 1, 2 o 3 citas?

    Dad tiempo para conoceros, tanto tiempo como sea necesario para conoceros. Si realmente estás abierto o abierta al amor, ¿por qué tienes tanta prisa?

    4. Porque no tenéis una verdadera conexión emocional

    Si ancláis vuestra relación en el follisqueo, no os conocéis o, tal vez, al conoceros rebotáis al primer punto (no me gusta, pero mi divina presencia lo cambiará), no hay una conexión emocional real.

    ¿Se puede tener una relación amorosa sin amor?

    5. Porque no tenéis nada en común

    Sí, los opuestos se atraen, lo ideal es que la pareja complemente, etc. etc. etc.

    La realidad es que si la persona que tienes al lado tiene objetivos que no se parecen o no están vinculados con los tuyos, difícilmente podáis compartir trayecto.

    Obviamente, si al inicio de la relación os habéis dejado llevar por el entusiasmo y os habéis colgado la etiqueta antes de conoceros realmente… lo descubrirás sobre la marcha, a veces antes y, otras veces, 20 años después.

    6. Porque finges ser lo que no eres

    Tenemos la bendita costumbre de juzgar y criticar, ergo nos sentimos juzgados y criticados.

    Las primeras citas o los primeros encuentros son un teatro de la hostia. Ninguno de los dos suele mostrarse tal cual es y suele haber un esfuerzo importante por «parecer bien».

    Eso no se sostiene por ninguna parte. No estás haciendo de influencer, no buscas fans, muéstrate natural.

    Si merece la pena, siempre podrás sorprenderle con tu brilli-brilli especial cuando te sientas brilli-brilli. Y si no merece la pena, tu brilli-brilli y todo el esfuerzo de sostenerlo habrán sido preservados.

    La cuestión es que luego aparecen los «esto no me lo esperaba». Y se producen en ambas direcciones aunque alguno tenga talento para sorprender a lo grande. Estos «no me lo esperaba» son generadores de distorsiones y broncas varias.

    No necesitas fingir, necesitas quererte y aceptarte.

    7. Porque confundes a la pareja con el rescatador

    Si tus últimas parejas te han hecho sufrir, ¡sorpresa!, no va a llegar nadie a demostrarte que puedes darle otra oportunidad al amor.

    No hay ningún «ángel del amor» sufriendo porque no tengas pareja y confabulando para que eso cambie.

    He escuchado mogollón de veces la frase de «a mí me tienen que demostrar».

    ¿Qué te tienen que demostrar? ¿Quién eres tú? ¿Obama?

    ¿Estás abierto al amor o haciendo un casting?

    8. Porque no eres libre

    Si estás en el punto 7, puede ser que la causa sea que no has superado tu trauma con papá, tu mamá, con tu ex o con quién sea.

    No se acaba una relación cuando dices adiós, sino cuando eres capaz de observar lo que ha significado para ti esa relación… sin asfixia emocional o mental.

    Si vas con una mochila de exigencias, traumas, etc. por otras relaciones -que no tienen que ser de índole sentimental- vas a encontrarte con personas que no están dispuestas a comprometerse. Porque tú tampoco lo estás.

    Los fracasos suelen estar motivados por estos 8 puntos (insisto, siempre y cuando no sea que uno -o ambos- estén mal de la cabeza y sean maltratadores o alguna movida que desnaturalice la relación).

    Puedes agregar todos los detallitos que quieras, para eso es tu historia, pero al final, si acabas reduciéndolo o buscando la raíz, ahí están las semillas.

    Lo bueno es que todas se resuelven de la misma forma: con atención hacia tu persona y con amor… por ti.

    Quiérete a ti y verás como todo cura, cura y sana… 💜✨

  • La dualidad

    Polo norte y polo sur, blanco y negro, sí y no, luz y oscuridad, frío y calor, día y noche.

    Nos movemos en la dualidad siempre, entendiendo la vida desde dos extremos a partir de los cuales medimos todas nuestras experiencias, emociones y sensaciones.

    Esta dualidad nos empuja a posicionarnos con un extremo porque siempre hay uno con el que resonamos, que consideramos «bueno» y esperamos y deseamos con todas nuestras fuerzas que sea el extremo vencedor, que gane al «malo».

    Esperamos que el bien prevalezca sobre el mal, que el orden supere al caos, que todo se llene de luz venciendo a la oscuridad.

    En realidad, esto hace que nos posicionemos lejos del punto de equilibrio.

    La misión del bien no es vencer al mal.

    La misión de la luz no es eliminar la oscuridad.

    Lo «bueno» no es que el orden derribe el caos.

    La victoria no está en la prevalencia de uno de los extremos dominando al otro, sea cual sea el que tú creas que es bueno.

    Equilibrio, ahí está la clave. Ese es el punto a alcanzar.

    Esto puedes entenderlo y aplicarlo a todo aquello que te suceda en tu vida, a tus experiencias.

    Nunca se ha tratado de vencer o de ganar, no se trata de menospreciar aquello que te señala lo que debes sanar o conocer, se trata de darte cuenta que estás situado en un extremo… y no perseguir el contrario, sino comprender el punto en el que estás para encontrar el término medio.

    Hemos aprendido a ser competitivos, a querer ganar a toda costa.

    Ahora, incluso, las enfermedades las vislumbramos como una batalla, que otros tengan una ideología distinta es motivo para enfrentarse, lo diferente es lo que se debe abatir. Lo que perturba debe ser destruido.

    Todo se convierte fácilmente en un casus belli cuando negamos lo que es y pretendemos vencer.

    Que vivamos en un mundo dual ha permitido malinterpretar la realidad de tal forma que todo lo medimos como si aquello que vislumbramos estuviese compuesto de dos posibilidades, como si sólo tuviésemos dos opciones.

    La victoria pertenece a la ignorancia.

    Observamos como dos opuestos se pelean, batallan, luchan… como David y Goliat.

    Qué fácil es verse reflejado en esa historia en la que un gran problema (Goliat), requiere de nuestros mejores dones para poder ser superado, para poder vencerlo, para derrotar al contrincante (David).

    La historia del gigante abatido por un pequeño hombre con una honda puede ser tomada como una parábola o puede ser entendida como un hecho histórico, no importa si sucedió o no sucedió, importa que muchas veces, frente a los retos, tendemos a querer simular a David. Cuanto más grande es el problema, cuanto más grande es la dificultad, más queremos encontrar nuestra piedra y nuestra honda.

    Sin embargo, fijaos:

    En palabras de Goliat, si él resultaba derrotado y muerto por el israelita, los filisteos serían esclavos de Israel, pero si él vencía y mataba al escogido de Israel, los israelitas serían esclavos de los filisteos (1 Samuel 17:8-9).

    Ya sabéis que venció David. El bueno de David. Eso no libró a nadie de ser esclavo. Tampoco fue un rey bondadoso, acompañado de atributos y dones celestiales:

    David conquistó Soba, Aram (la actual Siria), Edom y Moab (la actual Jordania), así como las tierras de los filisteos y de otros territorios. En muchos casos exterminó a gran parte de sus habitantes cananeos.

    Entonces no son dos opuestos batallando, no son dos bandos batallando, son lo mismo peleando para esclavizar a un tercero.

    Cuando las exigencias del bien o lo bueno, cuando el sacrificio de la virtud te produce dolor, te produce malestar, te facilita la culpa por no alcanzar los hitos que se presuponen que debes integrar… lo bueno no es tan bueno.

    Pero, en lugar de cuestionarnos si eso que parece que es lo correcto y nos provoca dolor por ausencia o por exceso, aquello por lo que aceptamos y asumimos que nosotros no somos buenos o no estamos a la altura, nos cargamos. Nos convertimos en parte del problema porque nos asociamos con uno de los dos extremos, rechazando nuestro propio lugar entendiéndolo erróneo.

    Aquello que tiene formato de exigencia, aunque sea de ti mismo hacia tus propias circunstancias, está promovido por la ignorancia, por el deseo de oponerse y batallar, por el deseo de pelear

    Ser verdugo o ser víctima es estar exactamente en la misma posición, en el mismo punto del extremo, aunque sea haciendo cosas diferentes. En apariencia.

    Así es que empieza a darte cuenta que aquello que duele, sólo requiere de entendimiento, aunque muchas veces este nos alcance en el camino y no en el mismo instante.

    Aquello que no está en tu vida como te gustaría que estuviese, en realidad, necesita de tu comprensión, de cierta perspectiva, quizás de tu atención, pero no necesita que lo interpretes como tu enemigo, como el objeto a abatir.

    Empieza a darte cuenta que aquello que tú consideras que son tus defectos, tu parte más caótica, vulnerable o menos agradable, no es más que una parte de ti que espera ser reconocida por ti mismo.

    Y es necesario que lo hagas, porque mientras tú no te reconozcas plenamente, con tu luz y tu sombra, por dentro y por fuera, estarás sometida a los Davids y Goliats que existen en el mundo y que tú misma diseñas en tu vida, cuando sólo sirven para encadenarte.

    Para esclavizarte.

    Sé libre. Trasciende la dualidad.

  • Urano en Tauro 2018 – 2026

    El mito de Urano

    «Cronos castrando a su padre Urano» Giorgio Vasari

    Urano fue un titán hijo y marido de Gea. Según la Teogonía de Hesiodo, Gea lo engendró sola pero también había quién creía que Éter era su padre.

    Urano, padre de Cronos (Saturno) y abuelo de Zeus (Júpiter), era el dios del cielo y era tan grande como la propia Gea (Tierra) para poder contenerla.

    Avergonzado por sus hijos y desatando su faceta más cruel devolvía al interior del cuerpo de Gea a sus hijos recién nacidos. Gea, incapaz de soportar el dolor pidió a sus hijos que se vengaran de Urano. Cronos, que no era muy fan de su padre, decidió ayudar a su madre (y a si mismo porque vivía atrapado dentro de ella) por lo que le cortó los genitales cuando Urano volvió a los brazos del amor de Gea aquella noche con una hoz.

    Los genitales, que fueron lanzados al mar, provocaron la espuma de la que nació Afrodita.

    Urano, algo cabreadillo por la castración, advirtió-vaticinó a Cronos de su destino: ser derrocado, al igual que él, por uno de sus hijos.

    Urano en la astrología

    UranoUrano ♅, regente de Acuario y de la casa XI, es el primer planeta transpersonal.

    Su influencia es generacional aunque puede afectar a tu conducta o tu percepción vital si tienes a Urano en una posición dominante en tu carta natal.

    Para saber si es un planeta dominante en tu carta natal tienes que fijarte en si está en las casas angulares: Ascendente (I), IC (IV), descendente (VII), MC (X) o en conjunción con tu Sol o tu Luna natal.

    Si está conjunto al regente del signo ascendente también es bueno que lo tengas en cuenta.

    Urano tarda 84 años en hacer el ciclo completo por lo que pasa 7 años en cada signo.

    Urano es una subida de tensión inesperable, es un calambre eléctrico que atraviesa la sociedad para cambiar las normas establecidas; rompe con las cadenas de lo establecido, es la Khalessi de los planetas.

    Urano es sinónimo de rebeldía y revolución. Si en tu carta natal Urano es dominante indica que eres una persona con creatividad, muy original, intuitivo e impulsivo. Alguien que no se conforma con seguir las normas y a quién le gusta probar las cosas diferentes.

    Urano es el primer planeta transpersonal por lo que refleja los primeros pasos hacia la espiritualidad.

    Urano es un planeta masculino, está considerado como planeta maléfico y representa a los informáticos y a los ingenieros.

    Dignidad cósmica de Urano

    Urano está en su domicilio cuando transita en el signo de Acuario, está en exaltación cuando está en Escorpio, su signo de exilio es Leo y su signo de caída es Tauro.

    Urano en Tauro

    Urano en Tauro

    Las energías de Urano y Tauro no son compatibles. Urano es repentino, cambiante, brusco e inconstante. Tauro es predecible, es un signo fijo al que no le gustan los cambios y necesita de una monotonía y una rutina para sentirse seguro.

    Urano en Tauro podría traducirse como la transformación de la materia en la sociedad. Mientras Urano ha transitado por Aries han «nacido» movimientos políticos cuya única finalidad es hacer que el mundo, tal y como lo conocemos, convulsione.

    Cierto es que hay actitudes políticas que tan solo obedecen al bienestar de las cuentas bancarias de quienes ostentan el poder pero también es cierto que esos nuevos movimientos políticos que han surgido con la finalidad de romper con lo establecido han acabado sucumbiendo al onanismo financiero y están reproduciendo fielmente aquello que con tanta pasión critican.

    Cuando dos bandos se enfrentan con hostilidad por un mismo objetivo y lo hacen movilizando y afectando a la sociedad provocando desavenencias y perjudicando las condiciones de vida de los ciudadanos sólo tiene un nombre: guerra.

    Urano en Aries eran los primeros pasos, los torpes, los valientes, los que son difíciles que se sostengan, era el pistoletazo de salida. Urano en Tauro va a materializar o a transformar la materia para que estos cambios sean palpables.

    La última vez que Urano transitó por Tauro vivimos la guerra civil española y la 2ª guerra mundial. Vamos por el mismo camino y en la misma dirección, falta conocer las herramientas que utilizaran en un lado y en el otro.

    Inglaterra está dividida por el brexit, los belgas viendo los telediarios no parece que sean muy amigos, en España tenemos un conflicto abierto con Puigdemont y Podemos, nacidos (políticamente) en el auge de Urano en Aries, por un lado y los tradicionales sota, caballo y rey por el otro lado. Isis, nacido en Urano en Aries intentando, de una forma bastante acertada, el terror a nivel mundial, Kim Jong Un y Trump jugando a quién la tiene más larga y un sinfín de conflictos más que podríamos incluir en la lista de egos desmedidos con notoriedad e influencia.

    Al proceso rompedor y chispeante vamos a añadirle que Urano ingresará en Tauro en cuadratura a Marte en Capricornio.

    Dificultad para soportar la presión, respuestas desmedidas y precipitadas, impaciencia, poca capacidad para medir las consecuencias de los actos e imposición de ideas.

    Nos espera un ciclo realmente complicado y tenso.

    Urano en Tauro retrógrado

    Cuando un planeta está retrógrado la energía de este nos afecta a nivel más interno. Es un periodo para reflexionar, gestionar e integrar los aprendizajes. Con Urano retrógrado la tensión va almacenándose. Esta tensión suele «explotar» cuando se torna directo, provocando subidas de tensiones bastante importantes. (Lo de las subidas de tensión es figurado)

    Con Urano retrógrado el cambio se hace sin una finalidad concreta, es cambiar por cambiar, sin ton ni son. El cuerpo pide cambios y es difícil que controlemos la necesidad de dar giros o tumbos.

    La rebeldía tan típica de Urano en lugar de proyectarse hacia la sociedad se proyecta hacia el individuo mismo, es una revolución interna.

    Urano en Tauro para los signos

    Urano en Tauro para Aries

    Aries se sentirá liberado, los impulsos que ha vivido durante los últimos 7 años desaparecerán y su forma de percibir el mundo no tendrá tantos sobresaltos. Sus reacciones serán más comedidas. Los cambios que puede sufrir Aries son, sobre todo, en el aspecto económico.

    Urano en Tauro para Tauro

    Resistencia al cambio mezclada con necesidad de cambio. Las líneas definidas se disuelven para romper techos y suelos, necesidad de ampliar el territorio de acción. Se abandona lo conocido y se tiene más facilidad para embarcarse en situaciones nuevas. Romperán con aquello que les reprima.

    Urano en Tauro para Géminis

    Géminis vivirá periodos en los que necesitará aislarse del mundo. Definirá sus metas varias veces y cuando quiera hacer cambios no los hará de forma insustancial. Empezar de 0 varias veces para localizar la dirección más conveniente.

    Urano en Tauro para Cáncer

    Los Cáncer que estén separados o divorciados pueden conocer de forma repentina o extraña a una persona nueva que pueda aportarles una relación no convencional. Las relaciones formales no siempre son las buenas, quizás necesites vivir experiencias nuevas y fuera de tu zona de confort para sentirte mejor.

    Urano en Tauro para Leo

    Leo, vas a tener una idea tan clara de lo que quieres a nivel profesional que destacarás. Originalidad en el desempeño de tu profesión. Poca o ninguna constancia. Si te pasas siendo original puedes provocar rechazo y tener 1 muy buena idea y 0 ingresos.

    Urano en Tauro para Virgo

    Los viajes largos pueden estar muy accidentados. Si estás trabajando o viviendo fuera quizás tengas que volver a casa más rápido de lo que crees. No es un buen transito para hacer viajes largos o lejanos, dedícate a las escapaditas mejor.

    Urano en Tauro para Libra

    Necesidad de probar experiencias nuevas en el sexo. Susceptibilidad para sufrir accidentes tontos de consecuencias imprevisibles. Sueños predictivos.

    Urano en Tauro para Escorpio

    O te lanzas y te comprometes para luego llevarte un chasco y tener que descomprometerte a la velocidad de la luz o vas a huir del compromiso. Divorcios. Individualismo.

    Urano en Tauro para Sagitario

    Cambio de trabajo repentino. Trabajos relacionados con la informática. Dolor de cabeza, migrañas, operaciones y/o accidentes.

    Urano en Tauro para Capricornio

    Las relaciones de pareja empiezan de una forma extraña o son amores muy peculiares. Relaciones basadas en la amistad. Si sientes que vas a perder libertad con esas relaciones huirás.

    Urano en Tauro para Acuario

    Mudanzas, cambios de residencia. Necesidad de independencia, falta de libertad. La verdadera familia o sensación de familia no está asociada a los lazos de sangre.

    Urano en Tauro para Piscis

    Viajes imprevistos o que surgen de una forma espontánea y sin demasiado margen de tiempo para la planificación. Distanciamiento entre las ideas de hermanos y el sujeto.

    Urano en Tauro según tu ascendente

    Si conoces tu ascendente puedes tener información más concreta de cómo te afectara Urano en Tauro.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Aries

    Urano está en tu casa II por lo que tu forma de ganar dinero será original y diferente. Utilizarás los recursos de una forma que no es la habitual. Olvídate de ahorrar, llegarán gastos imprevistos o te aparecerá la vena consumista cuando menos lo esperes. No es indicador de pobreza, es indicador de facilidad para quemar tarjeta.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Tauro

    No vas a actuar por los parámetros fijados socialmente. Si se te mete una idea en la cabeza tienes que llevarla a cabo sí o sí. Empezarás muchas cosas y acabarás pocas. Inconstancia. Divorcios.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Géminis

    Es fácil que sepas lo que quiere tu interlocutor. Facilidad para manipular y generar expectativas. Instrumentalización de las personas. Puedes perder tu teléfono móvil, haz copias y pon pin a todo aquello que pueda crearte problemas. Percepción, sexto sentido o intuición bastante certera.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Cáncer

    Vas a ir por libre, no vas a querer hacer demasiado planes ni atar tu agenda a la de los demás. Independencia y libertad es algo que vas a buscar. Los amigos de toda la vida pueden desaparecer si te da un «repente». Brusquedad en la relación con los demás y sensación de ser diferente. Tus bromas no las va a entender nadie, no es que los demás seamos raros o bordes.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Leo

    Si tus jefes quieren que hagas algo que no te parece convincente o positivo no lo harás. Si hace falta dejar el trabajo lo harás y si no puedes hacerlo tocarás la moral para que te echen, todo para no hacer lo que no quieres hacer. Cambios de profesión repentinos. El abogado que de repente quiere ser pintor o el pintor que de repente quiere ser butanero. Pesimismo mezclado con rachas de esperanza o fe.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Virgo

    Facilidad para aprender a dominar alguna nueva tecnología. Los estudios superiores relacionados con nuevas tecnologías o la implementación de nuevas técnicas se verán favorecidos. Ideas pioneras.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Libra

    Probar cosas diferentes en la cama. Originalidad en el sexo. Sexo grupal. Cambios sin demasiado sentido en cualquier aspecto de tu vida. Problemas para cobrar herencias o con el dinero de terceros (manutenciones, etc…). Los litigios serán de resultado imprevisible. Las ciencias esotéricas te atraerán mucho, mucho.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Escorpio

    Esa pareja que ya no sabes porqué estás con él o ella se va de tu vida, lo echas sin tener que darle tantas vueltas. Conflictos con asociados o personas con las que compartas responsabilidades laborales si tienes un negocio. En las discusiones con los demás no dices las cosas cuando te molestan, vas acumulando tensión hasta que explotas y lo dices mal.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Sagitario

    Difícil que puedas someterte al criterio o mandato de otro por lo que buscarás ser independiente a nivel laboral. Puedes llevar a cabo tus ideas a nivel laboral si trazas unas líneas concretas cuando estés inspirado y luego las sigues al pie de la letra. Improvisar está bien pero no des vueltas. Dietas exóticas, dolores de cabeza y reumatismo.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Capricornio

    Te presentas de una forma original ante las personas, quieres ser diferente y marcar tendencia. Te crees el más guay de la vida. Aficiones raras o poco conocidas. Las relaciones de pareja las basas en la amistad, mucho hablar, mucha comunicación… lo malo es que acabes siendo compañero de piso y no novio, pero bueno. El tema de reproducirse lo tienes mal, o no estás nada interesada o lo vas a tener difícil para poder quedarte embarazada.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Acuario

    Sales de tu entorno habitual y tienes que acostumbrarte a nuevos aires y nuevos entornos. Irse a vivir lejos del lugar de nacimiento, echar raíces en un entorno que es muy diferente al tuyo. Eres una persona con capacidad para adaptarte así que esto no debe suponer un trauma para ti. Mejor que decore un amigo de cualquier otro ascendente o no te sorprendas si las personas que van a tu casa flipan un poco. Para bien o para mal, mejor consultar con otro.

    Urano en Tauro si tu ascendente es Piscis

    Pensamientos originales, capacidad de respuesta rápida. Enganche con las nuevas tecnologías que te permiten conectarte con personas que están a distancia. Te enterarás de una forma extraña que alguien de tu entorno te critica. Las intenciones ocultas de personas allegadas quedan al descubierto. Sensación de repetir patrones.

    Urano en otros signos

    Urano en Aries

    El sistema establecido le parece rancio y malintencionado. Necesidad de romper las costumbres e introducir nuevos pensamientos que se presentan ante la sociedad de forma llamativa y original.

    Urano en Géminis

    Se exploran nuevos formatos para la sociedad, se expresan e intercambian opiniones para llegar a acuerdos renovadores que afectan al conjunto. Innovaciones tecnológicas.

    Urano en Cáncer

    Cambios en las estructuras familiares. Sistemas de viviendas que se modifican o mejoran. Separaciones de familia que no se producen de forma calculada o esperada.

    Urano en Leo

    La revolución del amor. Relaciones de amistad muy intensas. Reivindicaciones sociales basadas en utopías. Creatividad y originalidad para expresar las emociones e intenciones.

    Urano en Virgo

    Reformas laborales. Sistemas de gestión nuevos que agilicen los trámites y los procesos para que todo se realice de una forma más rápida y eficiente. Practicidad.

    Urano en Libra

    Si hay intento de sometimiento la parte sometida huye. Reacciones inesperadas, actitudes dirigidas por las ideas individualistas que no son las corrientes o habituales.

    Urano en Escorpio

    Lo nuevo y lo tradicional se mezclan para dar formato a lo nuevonal. Es la recuperación de lo que antes servía para acoplar a las nuevas necesidades. Lo esotérico resulta atractivo. Libertinaje sexual.

    Urano en Sagitario

    Conexiones internacionales más frecuentes o más cercanas. Convertir en cercano lo que está lejos. Viajes repentinos. Conocimientos de nuevas culturas. Ganas de vivir aventuras nuevas.

    Urano en Capricornio

    Nuevas clases sociales. Reagrupaciones diferentes. Convertir a los colectivos en agrupaciones que funcionen bien para aprovechar el rendimiento.

    Urano en Acuario

    Renovación. Ideas futuristas e innovadoras. No tener miedo de soñar con las cosas que parecen difíciles de implementar para conseguir mejoras sociales, tecnológicas y humanitarias.

    Urano en Piscis

    Enemistades por planes urdidos en secretos. Pactos que se rompen. Lo que se hace de forma oculta. Desarrollo esotérico.

  • Júpiter en Capricornio 2019 – 2020

    Júpiter en la astrología

    En astrología tenemos en cuenta diferentes puntos, planetas y estrellas. Uno de los planetas que utilizamos como punto de referencia para comprender a una persona, las herramientas o dificultades de esta o un determinado evento o momento es Júpiter.

    Los planetas que tomamos como referencia los agrupamos, a su vez, en 4 subgrupos:

    • Las luminarias: Sol y Luna (sí, ya sé que no son planetas, pero en astrología los tomamos como tal)
    • Los planetas personales: Mercurio, Venus y Marte.
    • Los planetas sociales: Júpiter y Saturno
    • Los planetas transpersonales: Urano, Neptuno y Plutón.

    Como veis, Júpiter es un planeta social y sirve de enlace entre los planetas personales (mis herramientas o mis rasgos) y los planetas transpersonales (el entorno y la situación que rodea).

    Se entiende, por lo tanto, a Júpiter como el planeta que nos muestra nuestras posibilidades frente al entorno. Si tuviésemos que asociar a Júpiter con algo sería las líneas luminosas que nos muestran el camino de salida.

    Es algo más que erróneo -os lo expliqué en el post sobre Júpiter en Sagitario- relacionar a Júpiter con la expansión, el crecimiento y el júbilo sin más.

    Júpiter muestra los posibles caminos a recorrer, pero para ello señala con contundencia las limitaciones que existen en el presente o que arrastras desde el pasado que te impiden avanzar en una u otra dirección.

    Cuando nos encontramos con la posibilidad de crecer y de expandirnos es fácil que nos embargue el optimismo, sí, pero también es fácil que nos veamos «obligados» a tener que escoger entre lo que ya conocemos y lo que está por venir.

    No es difícil que con la aspectación de Júpiter con un planeta natal, por ejemplo, nos veamos en la tesitura de escoger entre una nueva relación amorosa o la actual.

    Y, como en todo, hay diferentes lecturas de esto: a quien tiene una elección esta puede suponerle una salida, una oportunidad o un descalabre al tener que replantearse todo… al que es dejado y no tiene voz ni voto porque no observa ante sí esas líneas luminosas, puede no hacerle tanta gracia Júpiter y la expansión o la oportunidad de expansión.

    No os digo esto para que temáis el tránsito de Júpiter, ni para que entendáis que siempre va a ofrecernos un crecimiento a costa del propio o ajeno sufrimiento, puede no darse así, puede darse de forma fácil… pero también puede suponer el descalabre de algo que ya existe en tu vida. Y eso tienes que saberlo.

    Júpiter en Capricornio

    Júpiter transitará por el signo de Capricornio desde el 2 de diciembre de 2019 hasta el 18 de diciembre de 2020.

    ¿Qué es Júpiter en Capricornio?

    Júpiter es un planeta expansivo y Capricornio es un signo limitador porque se basa y se asienta en la materia, en lo que tiene forma, en lo que se palpa o es demostrable y comprobable.

    ¿Cómo entendemos entonces su paso por Capricornio?

    Como la oportunidad de dar forma. Durante su tránsito por Sagitario nos muestra las múltiples posibilidades que tenemos, nos señala diferentes direcciones, nos deja más claro lo que no queremos que lo que queremos porque a la hora de señalar lo que queremos se diversifica, las posibilidades son muchas.

    Ahora, con Júpiter en Capricornio, llega la hora de empezar a materializar. Crece, sí, pero con los pies en la tierra. Eso es Júpiter en Capricornio. Escoge una línea de crecimiento y dale forma.

    El tener que escoger es muy Capricornio.

    No se trata de seleccionar la opción que más te gusta, ni tan siquiera se trata de que escojas aquello que más te entusiasme, se trata de que escojas lo correcto. Lo que estará bien hecho, lo que se sustentará en lo ético. En lo que debe ser.

    Suena un tanto opresor, pero, en realidad, es una gran oportunidad en muchos sentidos.

    ¿De qué sirve tener 23000 posibilidades si no las llevas a la realidad?

    ¿De qué sirve sustentar tus decisiones en 2 o 3 grandes posibilidades si no dependen de ti o no llegan a darse?

    Sirve lo que es manejable, lo que nace y crece de ti o en ti y que, por lo tanto, tú puedes, en cierta forma, escoger o controlar.

    Aunque sean opciones algo más modestas que las que te paseaban la mente durante el tránsito de Júpiter en Sagitario. No importa, todo podría ser mucho más, sí, pero en tu mente.

    Trasládalo a la realidad y crece y hazlo crecer.

    No es ser optimista ni pesimista, es ser realista, dándote aliento y herramientas para que te permitas avanzar por la senda del crecimiento, pero desde y hacia la realidad.

    Ojo con la ambición, Júpiter siempre es sinónimo de «más» y Capricornio es «ambición». Quizás las metas no sean tan difusas y puedan ser más claras, pero también puede acelerarse en nosotros la necesidad de ver materializadas las cosas y eso, en algunos momentos, nos puede llevar a empujar.

    Júpiter no sólo representa la expansión, Júpiter es un maestro y como tal es muy posible que durante su avance en el signo de Capricornio, nos deje en el camino a personas con mayor autoridad -por algo está en Capri- o mayor conocimiento que nos puedan ayudar a encaminar nuestros pasos.

    Júpiter en Capricornio retrógrado

    Júpiter retrogradará desde el 13 de mayo hasta el 13 de septiembre y lo hará recorriendo desde los 27º 14′ de Capricornio hasta los 17º 24′ del mismo.

    Eso quiere decir que Júpiter «volverá a andar» el mismo camino que recorrió desde el 4 de febrero.

    Cuando Júpiter retrograda afecta en diferentes aspectos, siendo su retrogradación en Capricornio es que:

    1. La expansión y materialización no está enfocada hacia afuera sino hacia dentro, hacia el interior.
    2. Nos da la posibilidad de recalcular, rectificar y corregir, reviviendo o encontrándonos con las consecuencias de lo activado durante su tránsito por primera vez directo.
    3. Igual que nos muestra lo que hay que rectificar nos muestra lo que hay que potenciar.
    4. Las creencias de los demás pasan a estar en un segundo plano, esto puede afectarnos de dos formas diferentes: o cuestionándonos a nosotros mismos… o cuestionando a los demás.

    Aunque tengamos esa tendencia es bueno tener en cuenta su origen e intentar manejarnos en ella viendo que solamente es eso, la necesidad de experimentar.

    Fechas a tener en cuenta

    Desde el 2 de diciembre de 2019 hasta el 1 de enero de 2020

    Júpiter en Capricornio en trígono a Urano en Tauro

    Sí, Urano estará retrógrado durante el trígono con Júpiter, pero no es más que el reflejo de lo que os acabo de contar… que se evidenciará bastante más: «el cuerpo nos pide cambios y los queremos para antes de ayer (Urano), ya hemos barajado esas posibilidades (el tránsito de Júpiter en Sagitario), y ahora tengo que centrarme en la línea a trabajar y aceptar que hay cosas que romper (la doble cara de Júpiter) para poder crecer y materializar (Júpiter en Capricornio).

    No te precipites durante este tiempo, da los pasos que tienes que dar pero sin pretender correr, despacito y buena letra aunque tengamos muchas ganas de «verlo ya».

    Desde el 31 de enero de 2020 hasta el 9 de marzo de 2020

    Júpiter en Capricornio sextil a Neptuno en Piscis

    A este tránsito lo podríamos llamar «el sacrificio del don». Se hará evidente y patente el precio que hemos pagado o que tenemos que pagar para obtener aquello que queremos.

    Hay quienes lo recibirán como un regalo, hay quienes deberán sacrificar, depende mucho de cómo sea nuestra carta natal y del camino recorrido ya.

    Cuidado con los endivamientos o endiosamientos, evita el «yo puedo con todo» y mantén los pies en el suelo. Los pies en la tierra hasta para ser espiritual.

    19 de marzo de 2020

    Júpiter en Capricornio conjunto a Marte y Plutón

    Entorno a esta fecha: por una parte este tránsito nos va a empujar a hacer, las ganas de correr pueden acrecentarse mucho porque va a parecer que la cosa es «a vida o muerte».

    Por otra parte, se hará visible aquello que ha estado oculto: nuestro potencial propio, el potencial de nuestras acciones o el potencial de la empresa en la que nos queremos embarcar, y eso todavía nos empuja más y más…

    Pero respira. Aunque las situaciones que vivas te lleven a querer dar forma, respira. Porque Saturno seguirá en Capricornio, en el último grado, sí, pero ahí. No participa en la conjunción, pero frenará, premiará o azotará en función del resultado y de la intención, así que sigue el ritmo de los acontecimientos pero sin precipitarte y sin dejarte llevar por la fascinación de lo que sea que descubras.

    Desde el 13 de mayo hasta el 13 de septiembre

    Júpiter retrógrado

    Durante la retrogradación, Júpiter conjuntará again con Plutón que, a su vez, también estará retrógrado (observa desde y hacia dentro), volverá a formar sextil con Neptuno, que también estará retrógrado y, durante su retrogradación, vivirá la oposición de Sol, Mercurio y Venus desde Cáncer: momentos para confrontar lo que aportamos al proyecto y lo que este nos aporta a nosotros (en positivo y negativo).

    15 de diciembre de 2020

    Júpiter y Saturno se unen en conjunción en el último grado de Capricornio

    A Júpiter se le conoce como el gran benefactor.

    A Saturno se le conoce como el gran limitador.

    El último grado de un signo es como el poso del café, ese signo en estado puro, para bien y para mal.

    Y justo ahí, van a darse el beso.

    Entorno a esta fecha es cuando podremos materializar o darnos de bruces con la realidad. Ampliaré más información más adelante.

    18 de diciembre de 2020

    Júpiter abandona Capricornio para ingresar en Acuario

    Hasta aquí la expansión hecha carne, el 18 de diciembre llegará un nuevo ciclo y será Acuario quien reciba, muy pocas horas después de recibir a Saturno definitivamente, a Acuario.

    Júpiter en Capricornio para todos los signos

    Breve reseña sobre cómo afectará el tránsito de Júpiter en Capricornio en función de tu signo solar y/o ascendente. Es más fiable según el ascendente, pero te recomiendo que leas ambos y tengas en cuenta la información de ambos signos.

    Júpiter en Capricornio para Aries

    Júpiter en Capricornio te va a ayudar a que separes el polvo de la paja en el trabajo. Tu trayectoria profesional puede verse muy beneficiada con este tránsito si eres capaz de distinguir las oportunidades que se presentan y darle el justo valor.

    Busca en ti y tus circunstancias las pistas necesarias para establecer una ruta hacia el brillo a la hora de transmitir y mostrar tu trayectoria, ahora es el momento para crecer.

    Júpiter en Capricornio para Tauro

    Tauro, con Júpiter en Capricornio es muy posible que llegue a tu vida el profesor, maestro, experiencia, taller o curso necesario para que las cosas dejen de ser como siempre han sido y empiecen a poder ser de un color diferente.

    Júpiter te va a abrir las puertas a una nueva forma de comprender la vida, ¿aceptas el reto del crecimiento?

    Júpiter en Capricornio para Géminis

    Géminis, vas a tender hacia el encuentro de las oportunidades ajenas. Vas a ser un gran consejero o, por lo menos, vas a tener la capacidad de ver con mayor nitidez las oportunidades que los demás tienen en el camino.

    Sigue tu olfato en la búsqueda de lo que beneficia al otro… y te puede acabar dando un rendimiento a ti mismo.

    Júpiter en Capricornio para Cáncer

    Cáncer, puede que llegue a tu vida el hilo conductor hacia una nueva asociación o colaboración de la mano de alguien que venga del extranjero o esté vinculado con lo de «fuera».

    No te limites entre tus fronteras, mucho menos hoy en día que lo tenemos todo tan al alcance de la mano, las colaboraciones con lo nuevo y desconocido te beneficiarán.

    Buen momento para firmar papeles.

    Júpiter en Capricornio para Leo

    Leo, quizás, de repente, surjan todas las complicaciones habidas y por haber en el terreno laboral, pero no lo entiendas como un tiempo de problemas: entiéndelo desde la oportunidad que esto te ofrece, y no es otra que la de que puedas mostrar todo lo que sabes hacer.

    Sácale brillo a tus habilidades y tu creatividad, no temas lanzarte a lo nuevo. ¿Qué reto puede contigo? ¡Ninguno!

    Júpiter en Capricornio para Virgo

    Virgo, vas a tener tan clara tu línea de actuación que va a ser difícil que sueltes la batuta o el micrófono. Recuerda liderar, no imponer, por muy claro que lo veas.

    Tu competitividad puedes vivirla desde la agonía del querer ser «el que más» o como un reto hacia tu propio regocijo.

    Júpiter en Capricornio para Libra

    Libra, ya está de «lo de siempre». Es hora de cambiar las bases, las que tenías han estado muy bien, pero si se quedan pequeñas o son insuficientes para responder a tus necesidades, tendrás que liberarte y aceptar una nueva forma de hacer las cosas, unas nuevas bases en las que establecerte.

    Cambia. Sin prisa. Sin resistencia. Siguiendo tus propios pasos.

    Júpiter en Capricornio para Escorpio

    Este tránsito va a favorecer que te llegue esa información que necesitas para consolidar tus puntos de vista o tus opiniones. Claro está, Escorpio, que para eso tendrás que saber detenerte para observar y tendrás que saber escuchar.

    Hazlo y verás como cuando Júpiter abandone Capricornio tu visión será mucho más amplia y cierta.

    Júpiter en Capricornio para Sagitario

    Sagitario, Júpiter en Capricornio para ti puede ser una golosina… ten cuidado con no atragantarte en un exceso de confianza y comodidad.

    Es un buen momento, sí, pero trátalo desde la prudencia y sin esperar que todo se resuelva solo «porque está bien». Ahorra.

    Júpiter en Capricornio para Capricornio

    Capricornio, ahora más que nunca, céntrate. Sabes que el 2020 es un gran año para ti si no te dejas enredar en problemas y conflictos y sabes imponer tu decisión de crecer.

    No pierdas de vista tu camino, lánzate a por él bien: desde lo que es correcto, desde lo que sabes que va a ser sólido, desde el esfuerzo si te apetece… llegarán facilidades y confusiones, aprovecha las primeras y que las segundas sólo sirvan para que no temas abrir nuevas puertas.

    Júpiter en Capricornio para Acuario

    Acuario… a río revuelto, ganancia de pescadores. Ya sabes lo que tienes que hacer: sacar la caña de pescar. No importa si vienen de frente o si vienen desde atrás, Júpiter en 12 es PROTECCIÓN.

    Siéntete protegido y confía.

    Júpiter en Capricornio para Piscis

    Piscis, Júpiter en Capricornio para ti puede ser la oportunidad para dar forma a un nuevo renacer, a un nuevo comienzo… es una nueva oportunidad. Aprovéchala y traslada todo aquello que pertenece a «la fantasía» a la realidad.

    Ten cuidado a la hora de presentar tus triunfos frente a los demás, no pretendas mostrarte como «ejemplo de», tú y yo sabemos que el camino ha sido largo, te mereces ese triunfo… pero entiende que cada uno tiene su proceso.

  • Quirón en Aries 2018 – 2027

    El mito de Quirón

    Quirón fue un centauro, hijo del dios Cronos (Saturno) y de la oceánide Fílira. Cronos se convirtió en caballo para unirse a Fílira, de ahí la fisionomía de Quirón.

    Quirón, padre de Ocírroe, mentor de héroes como Aquiles y Herácles (Hércules) e incluso del dios Apolo (Febo) y de su hijo Asclepio (dios de la medicina). Célebre sanador y reconocido por su sabiduría y paciencia nació siendo inmortal.

    Heracles (Hércules) hirió con una flecha con sangre de Hidra accidentalmente a Quirón. Esta flecha le provocó una herida incurable e insufrible. Quirón, que no podía morir porque era inmortal y tampoco podía curar su herida cedió a Prometeo su inmortalidad para poder morir.

    Al morir ascendió al firmamento formando la constelación de Sagitario.

    Quirón en la astrología

    Quirón 🗝  es un asteroide que orbita entre Saturno y Urano por lo que podemos considerar que su influencia es transpersonal o generacional.

    Pese a ello podrás verificar la trascendencia de su influencia comprobando si está en aspectación con tus luminarias, se encuentra en alguna de las casas angulares o aspecta al planeta regente y/o dominante de tu carta.

    Tarda alrededor de 50 años en hacer el ciclo completo y debido a su trayectoria elíptica es bastante irregular y puede permanecer en un mismo signo entre 1,5 y 8 años.

    Quirón es la herida incurable, esa que te atormenta de forma profunda y proviene de ti mismo.

    El susurro insistente e imperecedero que te señala aquello que escuece y duele, no sea que lo olvides.

    Quirón es la herida, sí, pero también es la sanación. Aquello que duele llama a ser revocado y Quirón te señala el camino para que lo repares, no para volver a dejarlo «como estaba».

    Como estaba te dolió, te hizo daño, acabó cediendo o provocando una herida, con Quirón la sanas no para volver a reproducirla sino para estar mejor de verdad, para subir un escalafón en el aprendizaje de la vida y de ti mismo.

    Quirón en Aries

    Hoy ingresa Quirón en Aries. No lo hará de forma definitiva, volverá a Piscis el próximo 26 de septiembre donde permanecerá hasta el 18 de febrero de 2019 que ingresará, esta vez sí, de forma definitiva en el signo de Aries hasta el 19 de junio de 2026 cuando ingresará en el signo de Tauro.

    Quirón en el signo del ego, llega el momento de que nuestra actitud o nuestra forma de presentarnos ante el mundo va a ser cuestionada por nosotros mismos.

    Siempre he dicho que no hay peor juez que nosotros mismos y aunque es cierto que Quirón siempre nos presenta nuestra propia herida esta puede ser provocada por diferentes arreglos o situaciones. No es lo que va a suceder ahora, no van a ser los de fuera los que provoquen en ti un temor o una herida, serás tú quién te vas a dejar llevar por tu propia inseguridad y quién va a tener en la mano la llave para hacerse, o no, daño.

    «¿Lo hago bien?», «¿debí responder?», ¿»debí mostrar?», «¿debo empezar?», «¿me he precipitado?» y demás preguntas similares llegan de la mano con Quirón en Aries, preguntas que duelen pero que te empujan a mejorar en ese aspecto.

    La forma en la que proyectas tu carácter y te expresas va a estar difícilmente a la altura de tus expectativas.

    Quirón en Aries retrógrado

    Quirón en Aries hace que te laceres con facilidad por tus propias actitudes y prontos; estando retrógrado hará que tu percepción de ti mismo, en concreto de las heridas que te creas con su tránsito, sean vistas de forma mucho más pormenorizada y crítica.

    Si no estabas cómoda pensando en que, tal vez, te precipitas mucho cuando respondes, con Quirón retrógrado en Aries te sentirás doblemente mal porque no verás la opción de mejorar esa actitud.

    La claustrofobia del problema agravada por la comparación porque tú no sabes controlar (siguiendo el ejemplo), el impulso en tus respuestas pero te das cuenta de que las personas de tu entorno sí lo hacen. Una tendencia muy agradable, como veis.

    Quirón en Aries para los signos

    ¿Cómo afectará el tránsito de Quirón en Aries para todos los signos?

    Quirón en Aries para Aries

    Falta de seguridad en uno mismo y en la capacidad que se tiene para poner proyectos en marcha. Tu iniciativa puede verse mermada por una pequeño susurro interior que te repetirá las 200 dificultades que puedes tener. Tendencia a hacerte pequeño ante los obstáculos.

    Quirón en Aries para Tauro

    El miedo a equivocarte va a estar latente en prácticamente todo lo que hagas. La culpa, esa respuesta a los valores morales que nos imponemos como sociedad, te la vas a apropiar tú solo. ¿A quién has faltado o quién te ha faltado a ti? Y, sobre todo, qué vas a hacer para equilibrar las cosas y no tener la sensación de que hay una deuda, no importa la dirección, con la vida.

    Quirón en Aries para Géminis

    Va a dolerte en el ego que las personas no respondan como tú quieres. Necesitarás controlar a tus amistades para que cuenten contigo y es fácil que eso haga que tus amistades cuenten menos contigo.

    Quirón en Aries para Cáncer

    Tu seguridad en el trabajo se va a ver mermada. Es fácil que sientas que las personas piden mucho de ti o no valoran lo que ofreces en este aspecto vital. La forma de encarar ciertas situaciones puede dejarte con mala sensación porque te cueste aceptar que no lo has gestionado como te gustaría.

    Aquello que no logras es fácil que lo adoptes como un fracaso personal. Dificultad para lanzarte a nuevos retos.

    Quirón en Aries para Leo

    El sentido de la vida puede herirte profundamente, saber para qué estás aquí y valorar qué haces con tu vida va a ser objeto de tu crítica. La vida, en si misma, también puede ser fuente de heridas, ¿qué hace contigo?

    Quirón en Aries para Virgo

    La rabia mal dirigida es causa de heridas importantes. Sentir que no has estado a la altura de tus propias expectativas o dejarte llevar por lo que consideras que te incapacita no es fácil.

    Quirón en Aries para Libra

    Los demás van a tener una importante capacidad de herirte y tu relación con los demás va a pasar a ser objeto de tu debate. ¿Deberías haberte dejado pasar por delante? ¿Deberías haber sido más responsable? ¿Haber participado más? Los demás, tú, tu forma de quererte, de querer y tu ego. Que empiece la película.

    Quirón en Aries para Escorpio

    La falta de control puedes tomarla como señal de que esa voz que te dice que eres incapaz de dirigir la función tiene razón. Implementar nuevas costumbres va a costarte la vida misma porque cualquier cambio va a ser objeto de estudio pesimista.

    Quirón en Aries para Sagitario

    Dificultades para expresar quién eres y qué quieres. La relación con la maternidad puede ser hiriente. Necesidad de generar o crear para que los demás te aplaudan y reconozcan tu valía. Competir con tus propios logros pasados y con las personas que «parece» que obtienen el reconocimiento de una forma más amplia.

    Quirón en Aries para Capricornio

    El ego y tus raíces… quizás sientas que la persona que debía haberte protegido no lo ha hecho. Sensación de deuda hacia tu familia o de ella hacia ti. Momento de sanar heridas de la infancia.

    Quirón en Aries para Acuario

    Comprender la vida es algo difícil. ¿Son tus pensamientos correctos? La comunicación con el entorno puede tornarse hiriente. Duele lo que dices o lo que escuchas o lo que callas o lo que callan. Más predisposición a tener viajes accidentados.

    Quirón en Aries para Piscis

    Todo aquello que sabes hacer, ¿sirve para algo? ¿tus esfuerzos han sido dirigidos en una dirección útil y real? ¿Mereces, como resultados de tus esfuerzos, estas respuestas o estos resultados?

    Quirón en otros signos

    Quirón en Tauro

    La forma de lograr recursos se cuestiona y/o genera inseguridad. A menudo también se ve reflejada esta inseguridad con una merma sustancial en los beneficios económicos que te hacen cuestionar la raíz y la dirección acertada en el uso de tus habilidades.

    Quirón en Géminis

    Las críticas pueden ser realmente mordaces y dolorosas, siempre traen consecuencias que pueden herir a quién las recibe… pero también a quién las transmite. Antes de hablar piensa primero qué vas a decir porque las palabras no son borrables. Insuficientes conocimientos o sensación de que no se sabe suficiente.

    Quirón en Cáncer

    Cómo quieres, cómo cuidas, cómo te quieren y cómo te cuidan. Las laceraciones de la infancia aparecen, los traumas familiares a medio resolver cobran importancia y la sensación de que las cosas podrían haber sido mejor, o en caso contrario que son irreproducibles, dan el inicio al momento de sanar las heridas relacionadas con el afecto y la seguridad familiar.

    Quirón en Leo

    Ay, el ego herido. No te han prestado la atención que merecías, tus esfuerzos han sido insuficientes, no  has recibido el reconocimiento que crees que mereces… Quirón en Leo presenta las heridas que sufrimos al situarnos ante los demás sin que ellos nos sitúen delante suyo.

    Quirón en Virgo

    ¿Qué parte de ti entregas a los demás y cómo es correspondida? ¿Vales lo que recibes? ¿Necesitas de la aceptación de los demás para reconfortar tu autoestima? ¿Estás de acuerdo contigo mismo en todo lo que has hecho para contentar a otros? ¿Servir y sacrificio son sinónimos?

    Quirón en Libra

    Las heridas que provocan el rechazo se hacen evidentes con el tránsito de Quirón por Libra. ¿Que expectativas tienes en las relaciones con los demás? ¿Te sientes más fuerte cuando estás integrado en una asociación? ¿Es el otro el responsable de nuestra desdicha o somos nosotros mismos los que trasladamos con nuestras expectativas esta responsabilidad? ¿Te haces responsable del otro?

    Quirón en Escorpio

    Tu miedo más profundo, tu pena más hiriente, tu rabia más dolorosa… todo eso se abre con Quirón en Escorpio. Quirón es herida pero también es sanación y para poder sanar tendrás que estar dispuesto a llegar a lo más profundo de ti, aunque el viaje duela.

    Quirón en Sagitario

    ¿Tus creencias son correctas? Lo que podían ser dogmas hasta el momento se transforman en grandes interrogantes. Lo que crees que es se disuelve para dar paso a realidades paralelas que te confrontarán con tu propia forma de entender la vida y el mundo. Adaptación es la clave y alejarse de lo que «todo el mundo cree» para centrarte en lo que tú sientes es la respuesta.

    Quirón en Capricornio

    ¿Seguir las normas te ha funcionado siempre? Comprarte con quién las incumple y obtiene resultados rápidos no es real, seguramente tú podrás mantener lo que pelees y luches mientras esas otras personas pierdan más de lo que ganaron.

    Las heridas las provoca la autoridad desmedida, sea que la ejerzas tú en una lucha por el control o que la ejerzan sobre ti por el mismo motivo.

    Quirón en Acuario

    El mundo está loco o al menos esa es la sensación que genera Quirón en Acuario. Incomprendido e incapaz de comprender, la herida se encuentra en la dificultad por empatizar con los demás y con las necesidades de los demás.

    Quizás no respeten tu forma de pensar o vivir, quizás seas tú quién observe con más detenimiento que en este mundo no todos tenemos las mismas herramientas.

    Quirón en Piscis

    ¿Cuántas veces has hecho lo que debías hacer porque era lo correcto? ¿Cuantas veces has esperado de la otra parte una respuesta recíproca y acorde a tu sacrificio o a tus propias exigencias? Lo correcto y lo que debe ser es algo totalmente relativo y aceptar eso supone conocer de primera mano que tú has estado dispuesto a dar mientras el otro ni tan siquiera ha llegado a plantearse tener un mínimo gesto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies