Saltear al contenido principal
911196912 806430603 consultas@lauravera.es

El tarot es un conjunto de cartas con simbología dibujada o gravadas en ellas.

Aunque hay muchas barajas de tarot diferentes, generalmente, los mazos de tarot suelen dividirse en arcanos mayores, que son 22 láminas o cartas, y arcanos menores, que son 56 láminas o cartas. Los primeros, los arcanos mayores, son los símbolos principales con los que se puede hacer perfectamente una lectura de tarot y los segundos, los arcanos menores, son cartas que ofrecen al consultante detalles “extra” que se le puede ofrecer a la interpretación de las cartas de tarot en las tiradas.

Los arcanos menores siguen los mismos palos, aunque con diferente significado, que la baraja española, es decir, se numeran del 1 al 9 y sota, caballo y rey y son los cuatro palos, oros, bastos, copas y espadas.

Cada carta de tarot tiene una simbología y significado propio por lo que al agruparlas en tiradas hay que leerlas uniendo los significados.

El tarot es una mancia adivinatoria, un método para conocer nuestro futuro y detalles de nuestro presente o pasado que podemos desconocer.

La función principal de las cartas, de hecho, no es la de predecir el futuro, aunque este es el rasgo que más popularidad le ha dado a este juego. La función principal del tarot es describir a personas o situaciones, el hecho es que en esta descripción también se puede ver las consecuencias de esta descripción, es decir, podemos ver el resultado de actitudes, determinaciones, dudas, intenciones y hechos que le suceden que tienen personas en el presente.

Las cartas de tarot se utilizan mezclándolas o barajándolas para posteriormente hacer tiradas de cartas.

Las tiradas de cartas son sistemas en los que se asigna una posición determinada según el orden en el que hayan quedado en el mazo, es decir, es asignar el lugar 1 a la 1 carta que haya quedado después de barajarlas todas, seguimos poniendo la segunda carta en la segunda posición que haya sido asignada y, así, sucesivamente.

tarot visa

Existen tiradas muy diferentes para contestar diferentes tipos de consultas, las tiradas de cartas varían en función de las cartas que utilicemos, de la pregunta que queramos hacer y, evidentemente, de la que acostumbre hacer el cartomante.

El tarot suele estar ligado, al menos publicitariamente, a la videncia y es que tanto la mancia adivinatoria como este don pertenecen al mundo esotérico pero en realidad no van de la mano.

Una persona puede no ser vidente y aprender a echar las cartas. Hay personas que mediante una técnica muy depurada son capaces de hacer muy buenas interpretaciones de las cartas; igualmente también hay personas que tienen el don de la videncia y no usan las cartas. El hecho de que no sea necesario que vayan de la mano no excluye que haya videntes que lean las cartas.

El tarot, por si mismo, es un juego de cartas que se utiliza como mancia adivinatoria con resultados bastante exactos en el futuro a corto y medio plazo. Esta mancia es conocida desde hace siglos

Las cartas nos aconsejan y nos guían a través de su extenso lenguaje con el que nos transmiten información y nos adelantan acontecimientos del futuro.

Volver arriba