terapia regresiva

  • ¿Puede hacer todo el mundo terapia regresiva?

    Hay personas que tienen ciertas reticencias a hacer terapia regresiva porque piensan que no van a ser capaces o que para poder vivir la experiencia es necesario tener alguna capacidad específica.

    La realidad es que todo el mundo puede hacer terapia regresiva, pero yo estoy observando determinados perfiles que presentan serias dificultades para desarrollarse en esta.

    Con la naturalidad y el poco tacto que me caracterizan, paso a describir a quien le recomiendo que pase de largo con la terapia regresiva (al menos conmigo, os puedo recomendar terapeutas a los que les da igual, a mí es que lo de perder el tiempo, me enerva.):

    LOS JUECES

    Hay gente que llorando a lágrima viva porque se le murió el hijo en otra vida, se preguntan durante la experiencia si se están sugestionando.

    «¿Me lo estoy inventando?»

    ¿Qué te inventas? ¿El dolor? ¿El llanto?

    En realidad, ¿qué más da? La imaginación es el lenguaje del hemisferio derecho, a través del cual se expresa el inconsciente o el alma.

    Tu alma, pobrecica, hace lo que puede para que te des cuenta de porqué sufres y puedas sanarlo.

    Si tú estás erre que erre con querer valorar qué sucede, por qué sucede, cómo sucede y frenando, no tiene ningún sentido.

    La persona, incluso viviendo la catarsis, juzga la experiencia durante la experiencia.

    La mente, dueña absoluta del ser, no entiende que la persona esté sufriendo por algo acaecido en otros cuerpos y, en consecuencia, la terapia pasa a ser algo soporífero, un constante debate entre «cómo puede ser» y «no puede ser».

    La experiencia se desarrolla, sí, pero con un freno importante impuesto por la persona que, corta de entendederas -hablemos claro-, es incapaz de permitirse vivir la experiencia.

    Si no eres capaz de dejarte llevar, estás tirando la pasta.

    Es como ir al Port Aventura y no querer subirte a ninguna atracción ni ver ningún espectáculo.

    ¿Vas para quedarte aparcado en la entrada?

    Tiene la misma lógica. Así de bien funciona esa mente que se cuestiona en lugar de aprovechar para saber más, para conocer más, para soltar más, para sanar más…

    LOS SUGESTIONADOS

    Cuando en la entrevista inicial me dicen que les han dicho en una consulta previa (tarot, astrología…) que en una vida pasada fueron esto, aquello, que les pasó esto o aquello; la persona, por lo que he comprobado, no quiere sanar.

    Quiere ver si es verdad o no. Llamadlo morbo, ego o como queráis.

    De ahí pasan a ser jueces en cuanto empiezan a respirar porque la persona está condicionada y quiere ver, específicamente, lo que le han dicho que pasó o fue.

    LOS MARQUESES

    Brian Weiss explicaba que hay gente que no dan por válida la experiencia porque querían tener vidas rollo Chuck Norris, de película y, la realidad, es muy distinta.

    «No puede ser», pensé yo.

    Vaya que sí es.

    Yo me he encontrado con un par de casos así, a reseñar una señora que después de sanar un dolor de cervicales que le acompañaba durante las últimas décadas, me dijo que «esperaba algo más».

    Quería revivir una vida espectacular, por eso les llamo los marquesitos, porque la motivación real no es sanar sino engrandecer su ego recordando o reviviendo vidas en las que no sean tan cutres como creen que son ahora.

    LAS VÍCTIMAS

    «Llevo cuarenta y cinco años yendo a psicólogos y haciendo terapias y no consigo estar bien» pero luego, si sano, no puedo decirle a los demás que me atiendan y me cuiden, que se responsabilicen de mí, así que acudo a terapia como he acudido a otras 300 terapias, para poder decir que hago algo, pero sin querer sanar, vaya a ser que dejen de atenderme los demás.

    Sí, lo sé, «qué borde eres, Laura»

    Pues la frase/reflexión/conclusión no es mía, es de pacientes. «No quiero sanar porque entonces, ¿qué voy a hacer?» / «Si sano no voy a tener nada que contarle a los demás» / «Si me pongo bien tendré que trabajar» / «Si me pongo bien, me separo» (literales).

    No voy a comentar sobre este apartado porque creo que hablan por sí mismos.

     

    La cuestión, es que no hay limitaciones en cuanto a capacidades.

    La terapia regresiva puede realizarla quien quiera realizarla, no necesitas capacidades especiales,  lo único que necesitas es reflexionar y, para ello, os dejo con Hipócrates:

    «Antes de curar a alguien, pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que le enfermaron»

     

     

    Para pedir cita o información, escríbeme:

    Escríbeme por WhatsApp
  • Horóscopo semanal

    Del 19 al 25 de octubre de 2020

    Una duda abre puertas, una certeza las cierra

    ¡Hola almas bellas!

    ¿Cómo lleváis las retros y cuadraturas varias?

    Esta semana, continúa la movida: tenemos a Mercurio retro en oposición a Urano retro también, Venus en trígono al trío lalalá ( [19], [24] y [21]), el 22 ingresa Lilith en Tauro, el 23 el Sol ingresará en Escorpio desde donde opondrá a Lilith nada más ingresar + Luna creciente en Acuario y el 25 se produce la conjunción inferior de Mercurio.

    ¿No apetecen unas vacaciones en alguna isla paradisíaca?

    Vamos por partes:

    La oposición entre Mercurio y Urano, estando ambos retros, es la necesidad de romper y acabar con ideas y creencias limitantes y obsoletas.

    ¿Cómo sabes si tienes una idea limitante u obsoleta?

    Porque estás jodido por lo que crees, básicamente.

    Si lo que piensas sobre la vida, sobre ti o tus circunstancias te hiere o te cabrea, algo hay ahí con lo que debes trabajar. Algo hay que desestructurar.

    El ser humano no fue creado para andar hipotecándose en emociones muy caras de sostener y mantener, desgastándose en un intento por no cambiar sus circunstancias, pensamientos o vivencias.

    Desde que naces hasta que dejas el cuerpo, vives un cambio constante.

    La vida es cambio. Constante y continuo. El cambio no duele. Duele no haber vivido las circunstancias xxx (sustituye xxx por las circunstancias que identifiques) plenamente y darte cuenta tarde, duele resistirte a que tus circunstancias puedan ser otras, duele todo aquello que nos imaginamos que nos sucederá si perdemos el control. Duele el apego. Duele el invento más cruel de la mente: la culpa.

    La vida no es un camino de rosas, dicen. Y te lo tienes que creer. Ya trabajan con empeño para que lo hagas, para que te lo creas.

    Pues no.

    Te invito a que experimentes los eventos que te sucedan esta semana desde una perspectiva más amplia, concediéndote el don de la duda.

    No midas o juzgues en función de cual crees que va a ser el resultado de esto o aquello. El resultado no siempre es importante, a veces, lo importante está en el proceso, en lo que eres capaz de observar en el durante.

    Y no hay mejor momento para empezar a hacer ese cambio de postura o perspectiva, si es que todavía no lo has hecho, que esta con el ingreso del Sol en Escorpio. Por mucho que se oponga a Lilith. Por mucho que se opongan diferentes partes de ti en un debate estéril sobre cómo hay que actuar. Mucho ruido y pocas nueces. Sólo observa y atiende lo que puedes atender en este momento. Y cuando hayas atendido lo que puedes atender en este momento, atiende lo que corresponda al siguiente momento.

    Transforma tu visión para permitirte ocupar un espacio más ancho y no tan limitado por suposiciones. Por creencias. Por definiciones. Sólo acepta lo que hay y existe a tu alcance en este momento y permítete ahondar, vivir en el presente, transitarlo, experienciarlo, conocerlo, atenderlo o liberarlo. Lo que corresponda que pueda ayudarte a crear nuevas formas de valorar tu potencial y tus propios conocimientos sobre ti mismo y sobre tu entorno (trígono Venus-lalalá).

    Alimenta una nueva visión más conciliadora y condescendiente contigo mismo (Luna creciente en Acuario).

    Sobre el ingreso de Lilith en Tauro y su oposición con el Sol en Escorpio os he hablado aquí:

    Vienen olas, señoras y señores.

    Tardarán una semana, dos o tres, pero ya están aquí.

    Van a querer que vivas esta Lilith muy atormentadamente. Alimentar la desconexión con mamá 🌍🤰🏻. Las circunstancias van a invitar al miedo, la desolación, la crispación y los enfrentamientos. ¿Por qué? Porque de esto va esta época, de trabajar nuestras relaciones y nuestra relación con la materia.

    Si estás perdiendo el tiempo en ver los 3275842 vídeos de Sánchez mintiendo, los 23598747 vídeos del que hace una moción de censura para nada, los 55842 de la raza superior más próxima a la genética francesa que española o lo que sea que quieran enseñar y mostrar que sólo te lleva a alinearte con un tipo de pensamiento, mientras estás a favor o en contra, no estás conectando contigo.

    Estás pensando y visualizando conflictos externos que, seguramente, te produzcan indignación, irritación, malestar, etc…

    Estás cocreando la mierda que te venden unos y otros (los mismos todos) y estás relacionándote contigo mismo de una forma perjudicial.

    Hazlo en positivo.

    Busca perfiles que te expliquen cosas sobre el diseño humano, sobre la forma de procesar las emociones o su utilidad, medita, retoma el contacto contigo mismo, sustituye el tiempo que dedicas a ver info de ese tipo por tiempo en contacto con la naturaleza, con tus seres queridos, con tu familia o conociendo gente nueva. Y dejándote conocer. Mostrándote. Muéstrate como eres, con tu luz y con tu sombra, que de eso irá el Sol en Escorpio.

    Dedícate a relacionarte contigo mismo, sanándote. Dedícate a relacionarte con tu entorno o un nuevo entorno que te permita crear ambientes y circunstancias agradables.

    ¿No has escuchado que quien siembra vientos cosecha tempestades? Cosecha amor y autoconocimiento. Crea puentes.

    Es el momento para dar el paso de acercarte a ti y la forma más fácil de hacerlo, todavía está el Sol en Libra, es recoger y entender esto: una duda abre puertas, una certeza las cierra.

    No te cierres en falsas verdades. En verdades mentirosas. Sigue. Siempre. Un pasito más. Que andar no siempre significa alejarse, a veces es lo que debemos hacer para aproximarnos más a nosotros mismos, dar el paso.

    El 23 a las 18h de la tarde daré una conferencia sobre el propósito y la herida del alma desde el enfoque, principalmente, de la terapia regresiva.

    La conferencia es en streaming, puedes seguirla desde cualquier parte del mundo. Después de la charla, además de resolver dudas, habrá un espacio de tiempo para que pueda haber una puesta en común de las reflexiones y vivencias de pacientes de Terapia regresiva. Esta puesta en común creo que puede beneficiar no sólo a quienes ya están haciendo terapia regresiva, sino a quienes quieren comprender un poco mejor el juego de la vida.

    Si eres paciente, la aportación son 5€, si no lo eres la aportación son 20€.

    Para inscribiros, escribidme por WhatsApp.

    Y ahora vamos con la sección que más mola, la sección…

    JABEGUÍN

    La palabra de esta semana es IZAK. Preparado.

    ¿Izak para encontrarte a ti mism@?

    Izak, listos, ¡YA!

    Feliz semana, JABEGUINES.

     

    💜 Laura

     

    La pedazo de frase que enmarca este horóscopo y la imagen de portada es de Chema Madoz, poeta de la fotografía.

    Para pedir cita o información, escríbeme:

    Escríbeme por WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies