tiradas generales

Ya no estoy a examen

Siempre he tenido un tira y afloja importante con mi trabajo que ha nacido del miedo a equivocarme.

En este sector (consultas de tarot), puedes encontrarte de todo, tú y yo lo sabemos.

Nací en 1986, cayeron unas cartas entre mis manos por primera vez en el año 1998, las moví ininterrumpidamente para aprender hasta el año 2006, ofrezco consultas de tarot desde el 2008 y lo hago por mi cuenta, sin someterme a la tiranía de “haz durar las llamadas”, desde 2011.

Me dedico, oficialmente, al ocio y entretenimiento, pero para mí mi trabajo es una filosofía de vida con la que me identifico totalmente y he sobrevivido hasta aquí a regañadientes con mi profesión por el miedo a equivocarme en el desarrollo de esta.

Ya no lo voy a hacer más. Estoy cansada de demostrar. Estoy cansada de exámenes. Estoy cansada de forzarme con tiradas estúpidas en las que tú no resuelves nada, simplemente ves que veo.

En el año 2011 entendí que tenía que demostrar que no ofrezco lo que encuentras en la mayoría de los teléfonos: yo sí echo la cartas, yo sí las entiendo y yo sí acierto.

No tengo un 100% de aciertos porque no soy perfecta. Estoy convencida de que tú en tu trabajo también te equivocas. Si no lo haces, ya no me interesa saber el secreto de la perfección porque prefiero estar cómoda a devanarme los sesos intentando serlo.

Pese a que no tengo un 100% de aciertos sí estoy cómoda con mi trabajo. Son muchas las personas a las que he servido de forma funcional y más que correcta y el porcentaje de aciertos supera con creces el de fallos. No lo digo yo, me lo dicen ellos.

Hace un tiempo decidí que yo también iba a escoger a quien atendía. Perdí las ganas de que me escogierais y escogí no tener ningún tipo de pudor a la hora de indicaros que os hacía una devolución y os mandaba a paseo si la actitud con la que afrontáis la consulta o me tratáis no está basada en el respeto. Respeto hacia mí y hacia mi trabajo.

Seguí a regañadientes con mi trabajo. Aunque os he mandado a unos cuantos a paseo. Pienso seguir haciéndolo.

Siempre he percibido que hay una parte de mi trabajo que me desgasta de una forma sobrehumana. Triste, irritable y con un amor-odio hacia el teléfono bastante importante.

Siempre que he “pensado” en el porqué he deducido que es porque son muchas horas de trabajo, hay consultas que son muy densas por el nivel de sufrimiento con el que llaman algunas personas, etc., pero cuando he dejado de pensar y he empezado a sentir me he dado cuenta de que con las consultas densas no me canso.

Me canso igual que con otras consultas, el esfuerzo lo hago cuando me llamáis los que os consideráis “examinadores”.

Los “examinadores” son aquellas personas que, de una forma totalmente lícita, inician su consulta pretendiendo que les responda a todo sin decir ellos absolutamente nada.

“Hazme una general, soy este signo y tengo esta edad” (los hay que ni tan siquiera tienen la cortesía de querer decir su nombre, estos últimos también se iban a paseo).

Ahí es donde yo hago el esfuerzo sobrehumano. Ahí es cuando yo no barajo preocupada por ti, barajo preocupada por mí, para que tengas claro que yo sí veo. “Dadme datos para que esta persona vea que no la quiero engañar”.

Claro, los datos que os dan no son los que os interesan, ni tan siquiera son la verdad, son parte de vuestra verdad y no os resuelve nada, en todo caso me lo resuelven a mí que soy quien me apunto los tantos.

Ya no voy a hacer más tiradas generales como entendéis vosotros que son las tiradas generales. Ni voy a hacer consultas a personas que durante 20 minutos se limitan a decir “ajá” de vez en cuando. Por muy lícito que sea, podéis ir con esa licitud a donde os plazca, a mi línea no.

No voy a someterme a más exámenes.

No necesito que me llames para demostrarme a mí misma que lo que hago es real.

Tampoco tengo que demostrarte nada a ti porque, sinceramente, no me importa tu opinión.

No estoy obligada a transmitirte nada. No está todo el cielo esperando a que tú llames para dictarte consejos y predicciones.

Una consulta no se trata de eso, se trata de resolver tus dudas. ¡Yo no las tengo! Tengo trabajo, salud, familia, casa, pareja… mi vida está en orden. Si tú no tienes tu vida en orden el primer interesado en resolverlo tienes que ser tú.

Me implico mucho en las consultas, mucho. No voy a engañarte, voy a transmitirte todo lo que vaya apareciendo en las tiradas y voy a ayudarte a que comprendas e integres la información que de ella se desprende para que puedas ordenar tu vida y estar en paz.

Pero si decides no tener en cuenta esa información, no me voy a desgañitar. Es tu vida. En cuanto cuelgue no voy a estar pensando en ti o en cómo te va porque no me incumbe: mi dedicación hacia ti está restringida al tiempo en el que estamos consultando y siempre voy a tener en cuenta que eres tú quien debe decidir.

Tenlo tú también en cuenta.

2 comentarios en “Ya no estoy a examen”

  1. Hola Laura!! Te escribo desde Argentina, sigo tu blog hace un mes aprox. En est post te leo muy cansada, creo que hacés muy bien en descargarte, en poner límites y en hacerte respetar. Creo que lamentablemente en el mundo del tarot hay muchas personas que piensan que les debés demostrarle cosas… en mi opinión si no creés en el tarot ni preguntes, y si creés en el tarot pero no sabés si la tarotista es de fiar, habrá que pagar un par de consultas y sacar las propias conclusiones, si te ayudó o no, pero todo siempre con respeto. Si es deshonesta, con el tiempo todo se acomodará, se irá quedando sin clientes o lo que sea, pero simplemente ya no gastás tu dinero en ella. ¿Qué necesidad de decir tan abiertamente “no confío en vos”? Me parece un poco irrespetuoso. La persona tiene derecho a dudar de una desconocida, pero no a faltar el respeto.
    Personalmente nunca voy a poder pedirte una consulta por una simple cuestión económica (euros vs. peso argentino, jajajaja), pero quiero contarte que encontré tu blog súper interesante, me sirve muchísimo en mis conversaciones personales con las cartas, y a través de eso encuentro paz y ordeno mis pensamientos, y vos con tu blog y todos los conocimientos que nos compartís sos una parte de eso, hacés bien a los demás. Te agradezco mucho por ser tan generosa y contarnos tantas cosas interesantes. Te deseo lo mejor en el trabajo y el descanso. Mucha luz y buena energía desde el otro lado del mundo!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Vera como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestión de los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Derechos de acceso: podrás rectificar, limitar y suprimir los datos en consultas@lauravera.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: la encontrarás en mi página web: https://www.lauravera.es, así como consultar mi política de privacidad.